Simples prácticas diarias para mantener la paz mental

Te compartimos prácticas simples para aumentar tu bienestar

logo

El trabajo y las actividades cotidianas del día a día suelen mantenernos tan ocupadas que nos olvidamos de lo más importante: cuidar de nuestra paz mental para sentirnos bien con nosotras mismas y en paz con los demás.

Cuando la mente se agota, no puede cuidar de nada ni de nadie. Así que por más ocupada que estés, busca un espacio para hacer estas cosas simples, que no requieren de mucho tiempo y que harán una diferencia en tu día y, si lo conviertes en un hábito, en tu vida.

  1. Pon completa atención a algo que haces en piloto automático, por ejemplo: subir las escaleras. Piensa únicamente en que estás subiendo las escaleras y nota las sensaciones que hay en tu cuerpo; en tus piernas y en tu respiración.

Dirigir completa atención a lo que está haciendo el cuerpo es una forma de meditación en movimiento.

Publicidad

2. Si tienes tiempo, medita por 15 o 20 minutos. Esta práctica no es tan difícil como se sugiere. Únicamente hay que concentrarse en la respiración y tratar de dejar ir los pensamientos. Lo difícil es no pensar en nada, pero no tienes que tener la mente en blanco para poder meditar.

Sólo imagina que estás viendo tus pensamientos desde fuera; no los juzgues, ábreles una puerta y deja que se vayan. Muy pronto empezaras a tener menos pensamientos.

3. Piensa, di en voz alta, o si puedes, escribe, tres cosas por las que estés agradecida ese día. La idea es decir cosas diferentes todos los días, así que no generalices con aspectos como "mi salud"; conviértelo a "estoy agradecida porque hoy me siento con mucha energía", por ejemplo.

Publicidad

4. Ponte en contacto con la naturaleza.

Ir sola a un parque a escuchar a los pájaros, caminar descalza sobre el pasto o acostarte a ver las nubes, son cosas que te ponen en contacto con la naturaleza y que traen mucha paz.

5. Baila y canta. No tienes que hacerlo bien, solo tienes que hacerlo.

En la regadera, en el coche, en tu cuarto, pon la música que te gusta y hazlo. Esto ayuda a liberar estrés y aumenta el buen humor.

6. Habla contigo y nota más seguido lo que te gusta de ti. Repite tus cualidades y cuando alguien te diga un cumplido recuérdalo.

7. Ayuda a alguien. Ya sea a una persona mayor a cargar algo o a alguien con discapacidad visual a orientarse o cruzar la calle. Sentirte útil dentro de tu sociedad es de los sentimientos más gratificantes para el ser humano.

Publicidad

8. Haz una cita contigo. Toma un tiempo para estar sola y hacer algo que te guste, ya sea leer, visitar un museo o ir a comer a un lugar que te gusta.